Posteado por: sílfidus | 28 diciembre 2010

Otro “futuro”

supersonicoRecuerdo que cuando tenía unos 10 ó 12 años me decía: “¡Qué lástima! Cuando llegue el año 2000 ya seré un viejo de 40 años.” Y es que me parecía que llegar al “futuro” con 40 años era un desperdicio. Porque el “futuro”, por aquel entonces, tenía fecha concreta: el 1 de enero de 2000. A partir de ese momento estábamos en el “futuro”. Y llegar a esa fecha, la del “futuro”, con cuatro décadas a la espalda, era realmente una lástima.

Recuerdo, como si fuera ayer, cómo imaginaba ese “futuro”. Recuerdo que me parecía que sería muy similar al diseñado por Hanna-Barbera para los Supersónicos. Me imaginaba que viviríamos en edificios parecidos al Pirulí de Televisión Española o a la Torre Foster de Barcelona. Imaginaba también que tendríamos la casa invadida por robots y que comeríamos unas píldoras que, al meterlas en una máquina, se convertirían en un suculento pollo al chilindrón. Con respecto al transporte, imaginaba unos vehículos parecidos a los de entonces, Cadillacs de faros puntiagudos, pero que en vez de rodar, volaban. Recuerdo más vagamente el vestuario. Al fin y al cabo no era algo que me interesase. Pero creo recordar que me veía vestido como mi marciano favorito. Los juguetes flotaban en el aire; las mascotas eran mecánicas y con cerebro electrónico; el hombre se paseaba por Marte y hasta por Urano.

Han pasado casi 11 años desde que llegó el “futuro” y pocas de esas previsiones se han cumplido. Seguimos viviendo en las mismas casas (eso sí, son más caras). Con respecto a la comida, hemos dado el paso de inventar un aparato que acelera el proceso de preparación de un plato. Se llama micro-ondas y en apariencia es parecido al que imaginé entonces. Pero sólo calienta el pollo comprado precocinado y no convierte píldoras en sabrosos gallináceos de carne blanca con salsa de curry. Seguimos circulando por carreteras pero vamos más lentos. El tráfico y las multas se encargan de ello. Y en cuanto a la ropa, sigue sin interesarme, pero su evolución ha sido escasa, tan sólo guiada por las modas comerciales.

Tengo 50 años y dejé el “futuro” atrás hace más de 10 años. Un “futuro” fracasado, que nunca llego a ser. En su lugar, nos pusieron otro. Más real, más crudo, menos futuro, más presente, nada pasado. Un futuro que, en definitiva, si a mis 10 años lo hubiera imaginado, me hubiera entristecido, me hubiera decepcionado.

Me alegra tener 50 y no 10 años. Con este “futuro”… no hubiera soñado.

Anuncios

Responses

  1. […] Autor:https://silfidus.wordpress.com/2010/12/28/otro-futuro/ futuro, otro […]

  2. Estimado Marcelino, es curioso, este comentario o historia que pones, es como si ubiera sido una copia o un deja vu de lo que yo tambien pense tantas veces con mis amigos, en mi Infancia o adolescencia,ademas con miedo o tal vez respeto, en aquel entoces, tal vez al ser de la misma quinta toods nos preguntabamos lo mismo,,no lo se

    Un Saludo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: